Cuál es la mejor forma de conducir en invierno en España

¿Qué hacemos? ¿Quienes somos? ¿Tienes dudas? Empleo Contáctanos

7 CONSEJOS PARA CONDUCIR SEGURO EN INVIERNO Y MUCHO MÁS

7 Consejos para conducir seguro en invierno y mucho más

Siempre que nos ponemos al volante debemos extremar las precauciones, ya que no debemos olvidar que es una de los medios de transportes más peligrosos en la actualidad. Por ello, entre otras cosas, es preciso además de ser prudente tener el coche en buen estado, y si estás pensando en comprar un vehículo de segunda mano, veríficalo antes de comprarlo para evitar engaños. Recuerda que con el informe Rolty, podrás hacerlo de forma muy sencilla y todo online.

¿Cuántas veces has conducido en condiciones meteorológicas muy adversas? La verdad es que debemos extremar mucho las precauciones siempre que cojamos el vehículo, pero en estos casos mucho más. En general, no solemos ser muy conscientes de la importancia de tener un coche en buen estado, y qué decir si se trata de un automóvil de segunda mano. Siempre debemos de verificar la situación mecánica de un coche usado antes de comprarlo, y por ello si estás pensando en hacerlo, no dudes en pedir el informe Rolty

Cómo se debe conducir en invierno con mal tiempo

Cuando realizamos un viaje, siempre estamos expuestos a que el tiempo cambie de forma rápida y tengamos que exponernos a lluvia extrema, nieve, granizo o hielo en el asfalto con el consiguiente peligro que esto tiene pudiendo sufrir un accidente. Por todo esto, nos gustaría compartir contigo una serie de consejos que deberías seguir para conducir cuando sea invierno y haga mal tiempo.

1.- Tener el vehículo a punto.

Parece una tontería, pero aunque parezca a veces que el coche a priori está en buen estado, siempre es muy recomendable y necesario, realizar una verificación de un vehículo completa. Deberías comprobar los siguientes aspectos del coche:

  • Revisión del coche, tanto sus elementos internos como externos

En primer lugar, sería conveniente verificar el estado del aceite del motor, el líquido de la dirección, el sistema de refrigeración, los niveles de líquido anticongelante o el líquido del parabrisas. La comprobación de los neumáticos también es vital, ya que hay que comprobar que el dibujo esté en condiciones óptimas para tener un buen agarre en asfaltos con poca adherencia.

Los cinturones de seguridad merecen una mención aparte, ya que este elemento de seguridad nos permite no desplazarnos en el interior del coche si se producen pérdidas de control del mismo por condiciones desfavorables para nuestro vehículo (además de tener la función de protegernos en caso de accidente para evitar lesiones graves o muertes al instante). Por lo que, nunca pierdas de vista este elemento interno de tu automóvil, ya que es capaz de salvarte la vida y ahorrarte muchos disgustos, como hacemos en Rolty detectando posibles vicios ocultos que pueden tener los coches de segunda mano.

Otros aspectos fundamentales, son los frenos del coche ya que son parte importante en la seguridad a la hora de conducir. Las luces son otro factor clave, y por ello deberemos comprobar que todas las bombillas funcionen bien. Por último dentro de este punto, nos gustaría incidir en las escobillas del parabrisas y para ello tenemos que revisar el estado de las gomas (esto habría que mirarlo acitvándolos y viendo si retiran bien el agua del limpiaparabrisas).

2.- Consultar el estado de las carreteras y otras recomendaciones previas al viaje

Antes de ponerse de viaje, conviene consultar cómo se encuentran las carreteras para poder evitar realizar un viaje en malas condiciones. También es necesario salir siempre con el depósito de gasolina lleno, no solo por el hecho de no quedarnos tirado, sino por si acaso tienes que pasar la noche a la intemperie, y necesitas utilizar la calefacción del coche.

3.- Equipamiento de seguridad en el coche

Hay algunas herramientas y objetos que siempre debemo tener en nuestro coche, por si acaso nos quedamos tirados en la carretera. Recomendamos siempre tener estos objetos dentro del vehículo:

  • Linternas
  • Mantas para el frío
  • Abrigos con reflectantes
  • Chalecos reflectantes
  • Navaja multiusos
  • Gato: herramienta indispensable, por si acaso pinchamos una rueda, y necesitamos cambiarla.
  • Rascador / tarjeta plástico / alcohol: necesario para quitar el hielo del parabrisas (en otro post hablamos de consejos para mantener el coche cuando hacer frío).

4.- Conducir de forma suave

Una conducción que no sea brusca y a altas velocidades siempre será lo más recomendable cuando las condiciones climáticas son malas. Debemos llevar siempre la velocidad adecuada y no realizar cambios de dirección agresivos o más comunmente denominados como "volantazos". Lo que tenemos que hacer es girar con suavidad el volante de nuestro coche para poder mantener el control del vehículo y no tener la sensación de que el automóvil nos domina a nosotros y no va donde nosotros queremos. Si como hemos dicho antes, realizamos volantazos, se producirá un subviraje elevado que nos obligará a realizar correcciones con el volante para mantenernos en el asfalto.

5.- Usar cadenas o neumáticos de nieve

Si por lo que sea no disponemos de unos neumáticos de nieve (solo tendríamos que utilizarlos si circulásemos por carreteras de alta montaña o caminos con nieve elevada o hielo), siempre hay que llevar en el maletero un juego de cadenas para las 4 ruedas del vehículo. Si por la razón que fuese, la peligrosidad de la carretera impidiese la circulación en un tramo, habrá agentes de seguridad o señalizaciones luminosas que nos impedirán el paso por precaución.

6.- Distancia de seguridad

En la autoescuela siempre nos decía el profesor/a que debíamos mantener una distancia de seguridad prudente con el coche que tuviésemos delante. Pues bien, con mal tiempo debemos aumentar esa distancia por si acaso tenemos que realizar un frenazo, y de esta forma haya más recorrido entre vehículos y por tanto se pueda evitar una colisión. Recuerda que el tiempo que se tarda en detener un automóvil en condiciones de lluvia o nieve es muchísimo mayor que en condiciones de seco.

7.- Iluminación del coche

Ya hemos hablado un poco en el primer punto de este apartado, pero cabe volver a resaltar y tener en cuenta que es importante el buen funcionamiento de este componente. Su función principal es la de que veamos y de que podamos ser vistos por otros conductores. En condiciones muy desfavorables, como lluvia y niebla, conviene tener encendidas las luces antinieblas delanteras y traseras, pero también hay que saber cuándo hay que llevar puestas las luces para no parecer una nave espacial y no molestar a los demás conductores. Por esta razón, vamos a hablaros a continuación, de qué luces se deben utilizar y cuándo hay que utilizarlas:

luces

Cómo saber cuándo hay que poner las luces de tu coche

En general, cada automóvil consta de 7 tipos de luces:

1.- Luces de cruce o "cortas"

Este nombre suele ser el original y el cual conocimos cuando nos sacamos el carnet, pero a nivel coloquial, su nombre es "luces cortas". Cuando es de noche se usan siempre en condiciones normales en todas las carreteras y también en garajes, túneles y carriles reversibles o adicionales habilitados para circular en sentido opuesto al habitual. De día, se utilizan cuando las condiciones son de poca visibilidad.

2.- Luces de carretera o "largas"

Solo las utilizaremos en carreteras de poca visibilidad y cuando no haya ningún vehículo delante de nosotros para no molestarle. Tampoco se deben de usar cuando vengan coches por el carril opuesto al que tu circules en ese momento. En ciudad, no se utilizan nunca.

3.- Luces antinieblas delanteras

Estas luces no son obligatorias y en concreto muchos coches no las llevan. Debemos utilizarlas en condiciones en las cuales las de cruce no basten para poder ver bien (cuando haya lluvia intensa o niebla).

4.- Luces antinieblas traseras

Son de uso obligatorio cuando hay niebla, lluvia o intensas nevadas, para que los coches que están por detrás nuestro nos puedan ver bien.

5.- Luces de posición

Indican la posición y anchura del coche, por ello siempre acompañan a las luces cortas, largas o antinieblas. Enciéndelas cuando pares el coche en cualquier vía junto con las de emergencia.

6.- Luces de marcha atrás

Se encienden automáticamente igual que las de los frenos. Siempre que metamos la marcha atrás, se encenderán de forma automática y siempre son de color blanco.

7.- Luces de emergencia

Se utilizan cuando un coche está parado para indicar que está parado en la calzada o el arcén. También cuando un coche en movimiento tenga avisar de que hay algún peligro para el resto de vehículos.

Noticias relacionadas