Los solteros conducen coches peores y tienen un seguro más caro

¿Qué hacemos? ¿Quienes somos? ¿Tienes dudas? Empleo Contáctanos

ESTAR SOLTERO SALE CARO A LOS CONDUCTORES

Estar soltero sale caro a los conductores

Según un estudio, de un comparador de seguros, los solteros conducen coches más antiguos y tienen un seguro más caro. 

En este análisis, se han analizado las principales diferencias entre solteros y casados al volante.

Un dato llamativo, es que solo el 12% de los solteros, tiene un coche de gama alta.

 

Estar soltero sale caro. Esta es la desoladora conclusión –al menos para algunos– a la que ha llegado el último informe del comparador de seguros Acierto, que con motivo de San Valentín y el Día del Soltero ha analizado cómo nos afecta estar singles.


Así y aunque la Constitución española niega la posibilidad de discriminar por estado civil o sexo, la realidad es bien distinta. Los solteros no solo no pueden beneficiarse de determinadas ventajas fiscales –como la tributación conjunta del IRPF y las bonificaciones en el impuesto de sucesiones en algunas comunidades– sino que pagan más por determinados servicios.

¿El resultado? Un menor poder adquisitivo. Según las cifras del comparador, los singles acaban el año con un patrimonio personal de 7.500 euros menos que los casados en la misma situación económica; y son los que más préstamos solicitan.

Los solteros tienen “peores” coches

No es de extrañar entonces que sus coches sean "peores". En concreto, las cifras indican que el número de solteros que conducen uno de más de 15 años de antigüedad es un 20,5% superior que el de sus homólogos casados. Estos últimos conducen coches nuevos en un 10,3% más de los casos. Teniendo en cuenta que la edad media de vehículos que se ven inmersos en un accidente supera los doce, no es de extrañar que el seguro les salga más caro.

Esto también está relacionado con el desgaste de las piezas y con la posibilidad de solicitar el servicio de asistencia en carretera. Es decir, cuanto más antiguo es un vehículo, mayor riesgo suele implicar. Además, los vehículos antiguos están dotados de menos sistemas de seguridad, lo que implicaría un desembolso mayor en caso de siniestros con daños personales.

Esto se traduce en una póliza un 34% más cara de media. El precio de sus seguros a todo riesgo sin franquicia todavia se dispara más: un 43%. Además y volviendo a su situación económica, solo el 12% de los solteros tiene un coche de gama alta, frente al 24% de los casados.

Lo paradójico del caso, sin embargo, es que los solteros tienen menos percances: solo el 16% ha presentado un parte de accidente en el último año, frente al 20% de los casados. Ahora bien, aquí habría que determinar la gravedad de los siniestros, otro factor que tienen en cuenta las aseguradoras a la hora de encarecer el seguro de auto.

Dadas las circunstancias, no es de extrañar que los casados opten por seguros a todo riesgo en un 23,3% más de casos, mientras que los solteros se decanten por seguros a terceros básicos en un 32,2% más de ocasiones. En resumen, si bien el estado civil no es determinante por sí mismo, existen diferencias en las características asociadas a ambos perfiles –solteros y casados– que hacen variar el precio de la póliza.

Vacaciones, comida y vivienda; más caros

Pero no solo pagan más por el seguro del coche, sino que también han de destinar un porcentaje mayor que los casados a los paquetes vacacionales, las habitaciones de hotel –que valen prácticamente lo mismo que una doble–, el alquiler de la vivienda –que deben asumir en solitario– y hasta la comida del supermercado.

Aunque el precio sea idéntico para todos los clientes, son muchos los envases que obligan al consumidor a comprar de más. Con la comida a domicilio y los pedidos mínimos ocurre igual. Tampoco pueden disfrutar de ofertas 2x1 en gimnasios o similares. También viven más estresados, no solo por su capacidad adquisitiva, sino porque deben asumir en solitario sus responsabilidades familiares. No obstante, están más conectados con sus padres y amigos.

Noticias relacionadas